info@kamelmat.com

Si la música es el universo, la armonía es la “ciencia” que nos ayuda a comprenderlo.
Las “leyes” que estudiamos para comprender ese universo. Las leyes de armonía no son como las leyes del estado, no hay una policía que las haga cumplir. Estas leyes se parecen más a las leyes de la física, de hecho cuando estudiamos armonía cito muchas veces a Pitágoras o Platón igual que a Newton o Heisenberg.

Las notas se “atraen” o “repelen”, formas campos y centros tonales, forman estructuras o sistemas igual que las galaxias.

El Caos y el Orden, son percepciones humanas. Podemos generar Orden y podemos generar Caos en la música. Lo interesante es saber como hacerlo y hacerlo a consciencia. Es la intención lo que diferencia al conocedor del “chapuzero” o “Chanta”.

La casualidad no existe.

La composición como resultado del conocimiento armónico es un foco de gran interés.
Existen grandes compositores (no de música clásica o “sinfónica”) que creen no saber armonía. Tienes que entender, que estudiar armonía es ponerle nombre y apellido a lo que tu cerebro, tu corazón y tu estomago (los 3 cerebros) entienden de la música (y expandir el vocabulario sin duda).
Quien ama la música, ya sea como oyente o como aficionado lleva incorporado ya un “conocimiento” armónico.

Aprender Armonía es un recurso indispensable de aprender a componer.

Puedo enseñarte el camino y ayudarte a encontrar las herramientas que ya posees (aunque quizás aún no lo sepas) para poder crear lo que tu imaginación, tu intuición, tu corazón quiera expresar.